La deuda de empresas y hogares aumentó un 0,3% en el primer trimestre pero se redujo al 134,7% del PIB

-La de las empresas se situó en el 77,7% del PIB y la de los hogares en el 57%

MADRID, 11 (SERVIMEDIA)

Las Cuentas Financieras de la Economía Española, publicadas este lunes por el Banco de España, reflejan que la deuda consolidada de las empresas y de los hogares alcanzó los 1,664 billones de euros en el primer trimestre de 2022, lo que supone un 0,3% más en términos brutos respecto a los 1,659 billones registrados un año antes y un 3,5% superior al nivel del mismo trimestre de 2020, al final del cual comenzó la pandemia.

En términos del PIB, la ratio indica una moderación del endeudamiento hasta el 134,7%, frente al 149,1% de marzo de 2021, aunque sigue estando por encima del 130,2% de marzo de 2020.

En concreto, la deuda consolidada de las sociedades no financieras se mantuvo estable, desde los 960.900 millones de euros en marzo de 2021 a los 960.400 millones en marzo de 2022. En términos del PIB se redujo hasta el 77,7%, frente al 86,4% de marzo de 2021, aunque se situó aún por encima de la ratio del 73,2% del mismo trimestre de 2020. Si se incluyese la deuda interempresarial, la ratio sería del 100,8%, frente a 109,4% y 93,4%, respectivamente.

Por su parte, la deuda de los hogares pasó de 697.600 millones de euros en marzo de 2021 a 703.900 millones en el mismo trimestre de 2022. La ratio sobre el PIB disminuyó hasta el 57%, porcentaje similar al del mismo período de 2020, frente al 62,7% en marzo de 2021.

Las operaciones netas acumuladas en los últimos cuatro trimestres, correspondientes a la financiación consolidada recibida por las empresas y los hogares, alcanzaron los 20.500 millones de euros, continuando el descenso de los últimos trimestres, en términos del PIB, hasta el 1,7%. Las sociedades no financieras captaron financiación nueva equivalente al 0,9% del PIB, después de haber experimentado porcentajes más elevados a lo largo de todo el período de pandemia, y los hogares por un 0,8% del PIB.

Los activos financieros de los hogares alcanzaron a finales del primer trimestre de 2022 un importe total de 2,655 billones de euros, un 3,9% superior al de un año antes. Este aumento, explicó el Banco de España, refleja la adquisición neta de activos financieros, que fue de 80.300 millones de euros en el último año, concentrada en depósitos y, en menor medida, en participaciones en el capital y en fondos de inversión, a lo que se sumó una revalorización de 19.100 millones de euros.

En relación con el PIB, los activos financieros de los hogares representaron un 214,9% a finales del primer trimestre de 2022, 14,8 puntos porcentuales menor que un año antes, debido a que el incremento del PIB fue mayor que el suyo, y 24,7 puntos superior al 190,2% que suponían en marzo de 2020, que marcó un mínimo, previo a las ratios superiores observadas en el período de pandemia.

Por componentes, el grueso de los activos financieros de los hogares se mantuvo en efectivo y depósitos (el 40% del total), seguido de participaciones en el capital (28%), participaciones en fondos de inversión (15%) y seguros y fondos de pensiones (14%). El componente de participaciones en fondos de inversión fue el que más incrementó su peso en los activos financieros de los hogares (en 0,6 puntos porcentuales) con respecto a un año antes, mientras que el peso de los seguros y fondos de pensiones cayó 1,2 puntos porcentuales.

La riqueza financiera neta de los hogares, que se obtiene deduciendo sus pasivos de sus activos financieros, se situó en 1,898 billones de euros a finales del primer trimestre de 2022, lo que supone un aumento del 4,8% respecto a un año antes. En relación con el PIB, los activos financieros netos representaron un 153,6%, ratio que fue 9,1 puntos inferior a la de un año antes, pues el aumento que experimentó el PIB fue superior al de esa riqueza.

Las operaciones financieras netas de los sectores residentes (empresas, hogares, instituciones financieras y administraciones públicas) mostraron en los últimos cuatro trimestres un signo positivo (financiación neta otorgada) de 19.800 millones de euros, equivalente al 1,6% del PIB, frente al 1,2% observado un año antes.

El saldo de las Administraciones Públicas en términos del PIB fue menos negativo, situándose, en el primer trimestre de 2022 en el -5,3% del PIB y el de las sociedades no financieras se elevó hasta el 3,1% (frente a un -11,4% y un 2,1%, respectivamente, de un año antes).

El Banco de España apuntó que «la tendencia hacia cifras más negativas en el caso de las Administraciones Públicas (aumentos en la captación de financiación) y más positivas en el caso de los hogares (aumentos en la provisión de financiación) que destacaba tras el inicio de la pandemia se ha revertido en los últimos trimestres, aunque en el primer caso no se ha retornado a los niveles observados en 2019».

Los sectores que muestran una caída de este neto en el último año son los hogares, hasta el 1,1% del PIB, desde un 7,5%, y las instituciones financieras, que caen hasta el 2,8% del PIB. Dentro de las instituciones financieras, el saldo del Banco de España fue de un 0,3% del PIB, el de otras instituciones financieras monetarias, un 2% del PIB, y el de las instituciones financieras no monetarias, un 0,5% del PIB.

Entrada siguiente

La compensación del Gobierno a las empresas gasísticas está siendo un 12% más elevada que lo avanzado

Mar Jul 12 , 2022
– Con los datos definitivos, el precio de la luz se eleva un 4,67% en la primera semana de julio con respecto a los provisionales MADRID, 10 (SERVIMEDIA) Los datos definitivos de la compensación a las empresas gasísticas, mecanismo del Gobierno que forma parte de la ‘excepción ibérica’, revelan un […]